domingo, mayo 14, 2006

Vacaciones

No es por daros envidia, aunque bueno, en realidad sí, pero en unas horas estaré por aquí:



Clo nos espera con los brazos abiertos y nos ha preparado todo un programa de festejos que incluyen hasta una fiesta de graduación ¿tirarán los birretes? ¿habrá alguien de la alfa beta gamma pi? ¿beberán ponche los mocetones y gritaran cánticos atávicos hasta caer muertos?
Tantas y tantas preguntas, que pronto serán reveladas.

Me voy con mis deberes cumplidos, tanto los laborales como los frikis, tras terminar la saga del señor de los anillos y constatar con satisfacción que no sólo se destruye el anillo y ganan los buenos, sino que también, y no menos importante, Légolas acaba por imponer su peinado de media coleta en la Tierra Media. Hasta Aragorn la lleva en su última escena, donde se marca unos gorgoritos. Corriendo un tupido velo sobre esos últimos 20 minutos, sobre todo sobre el momento despertar de Frodo todo luz blanca cual anuncio de cereales, me ha gustado.

Y ahora, rumbo a New York con varios objetivos en la agenda: cogerme un taxi amarillo; tomarme un café en vaso de plástico a toda prisa por la calle; ligar con un desconocido en central park mientras hago footing (harto increíble que yo ligase haciendo algún tipo de deporte, pero en fin, el sueño americano se puede aplicar a esto también...); comerme un hot dog con mucha cebolla; y comprobar si es cierto que para entrar en EEUU te preguntan si piensas matar al presidente, o si es una leyenda urbana.

Besos a todos, seguiremos informando.

miércoles, mayo 10, 2006

Por educación

Hoy he tenido una prueba. Era una prueba para un trabajo que no quiero hacer porque es un rollo, en un sitio que no me gusta porque tiene mala fama en el mundillo traductor, y yo siempre me creo las malas famas, y además es una prueba que llega en un momento en el que no me falta trabajo y en el que tengo menos tiempo que nunca porque estoy consagrada en cuerpo y alma a la saga completa de El señor de los Anillos, versión extendida del coleccionista. Os preguntaréis que por qué he ido a esa prueba, visto lo visto, y yo os contesto, pues eso mismo digo yo, por qué he ido a una prueba para un trabajo que sé que no quiero. La respuesta, en el fondo, la sé. La respuesta está en mi incapacidad congénita para decir que no a los desconocidos. La chica que me llamó para la prueba era majísima, y aunque conseguí decir que en realidad creía que el trabajo no me interesaba, insistió, me dijo que no perdía nada, que así nos conocíamos y tal. Incapaz de negarme, acepté, sabiendo en el fondo que no quería el trabajo, y justificándome con que no debía cerrarme puertas. Así que he ido esta mañana, y resulta que la chica que me ha entrevistado era todavía más amable que la que me llamó, mierda, y además la conocía, de la universidad, y teníamos una amiga en común de la que hemos hablado largo y tendido. Después me ha explicado en que consiste el trabajo, y mientras me lo contaba, por mi mente pasaban las palabras “realmente no quiero hacerlo, no, no, no quiero volver a madrugar y ser desgraciada cada noche al poner el despertador y venir aquí todos los días aunque sea media jornada, lo que quiero es desayunar con Ana Rosa y trabajar por las noches con mi Richelieu”, pero mis labios decían “bueno, no tengo tanta disponibilidad en este momento pero quizás podríamos llegar a un acuerdo”. No podía decepcionar a esa chica tan maja que además conocía y con la que tenía una amiga común, y que encima tiene el detalle de querer contratarme. En fin, al menos le he dicho que no tenía tanta disponibilidad, algo es algo. Así que he hecho la prueba y la chica me ha dicho que me llamará. He estado a punto de decirle que mejor me mande un email porque como dice Pez, él y yo no podemos lidiar con estas cosas cara a cara porque hacen de nosotros lo que quieren, ¡todo por escrito!, pero tampoco he podido, me ha parecido demasiado borde. Total que he llegado a casa y se lo he contado todo a mi asertivísimo hermano que lleva un rato dándome lecciones de cómo decir que no y quedar como un rey.
Cierto marqués francés extremadamente educado dijo una vez "c´est par courtoisie que j´ai perdu ma vie", frase que podría traducirse libremente por "fue por educación por lo que perdí la vida". Pues eso, como le paso a Brie en el capítulo de Mujeres Desesperadas de hace dos semanas, que dijo que sí a la propuesta de matrimonio del farmacéutico zumbao sólo porque quedaba demasiado mal decir que no. Dios, ¿acabaré en un trabajo que no me gusta y casada con un farmacéutico zumbao, sólo por educación?

martes, mayo 09, 2006

Intriga y dolor de barriga

Me duele la barriga, de la intriga. Y es que últimamente mi vida es un sinvivir, estoy en un ay, ya no puedo más de este constante Continuará…
Mi primer gran Continuará tiene que ver con El señor de los anillos, que por cierto es una de las causas de mi ausencia de la blogosfera porque madre mía la de tiempo que se tarda en ver El señor de los anillos, versión extendida del coleccionista. No me extraña que la gente se obsesione y se haga disfraces y aprenda a cantar en élfico, después de tragarte todo ese metraje cuando vuelves al mundo real estás desconectado. Bien, el señor Sol, uno de cuyos mayores tesoros es un joyerito réplica de Minas Tirith con eso os lo digo todo, me convenció para que viésemos en amor y compañía toda la saga. Como a mí se me convence de casi todo, pues en ello estamos, y tengo que decir que me está gustando, y mucho. Digo “está” porque debido a nuestras obligaciones profesionales y sociales no podemos desaparecer así como así de la faz de la tierra, lástima, y sólo nos ha dado tiempo a ver las dos primeras partes desde que nos lo propusimos, el pasado viernes. Y yo me pregunto, ¿cómo pudo aguantar la gente un año entero para ver la continuación? Yo sólo tengo que esperar hasta el viernes y estoy que me muero. Tengo que decir que mejor la segunda parte que la primera, que es más emocionante y salen menos los elfos, y es que el rollo élfico con tanta cancioncita tipo Enya y ese sonido amplificado cada vez que habla Galadriel me puso un poco nerviosa. Aunque admito que Orlando Bloom nunca estuvo más guapo que entonces, de hecho tardé en reconocerle porque normalmente no me gusta nada. Orlando, desde aquí te digo que deberías ir por la calle con esa melena ultra-lisa ultra-rubia y esa media coleta con trencillas, y con un arco al hombro. Sin embargo, el puesto de honor de Hombre es "Vigor" Mortensen, yo también perdería la inmortalidad, y otras cosas, por él. Madre mía del amor hermoso, que 87 años de personaje tan bien llevados. En fin, que muy bien, eso y todo lo demás que no comento por no hacer un post tan largo como la saga en sí, y que estoy que no puedo más por saber cómo termina la cosa, que, aunque os sorprenda, no lo sé, así que por dios comentaristas frikis y frikinovias, tened piedad y no me lo destripéis.
Por otro lado nuevas perspectivas laborales se abren ante mí. La semana pasada me llamaron para darme un curro nuevo: traducir la biografía de Richelieu. Así que estoy que no paro de intrigas palaciegas y complots, descubriendo poco a poco ese personaje histórico que hasta ahora no era más que un perro vestido de cardenal que conocí en mi infancia. Es lo bueno de ser una inculta soberana, que con cualquier cosilla que te cuenten te entretienes y te sorprendes. La cosa es que, como todo lo entretenido, pagan regular, y siempre que me sale otro curro entre medias tengo que aparcar temporalmente a Richelieu, cuando está en lo más interesante... mi intriga crece, y mi dolor de barriga también.
Pero no se quedan ahí los asuntos pendientes. Otro nuevo proyecto laboral se cierne sobre mi cabeza: novelas al más puro estilo Victoria Holt. De momento, he hecho una prueba: escenarios medievales, normandos, cruzados, torreones, ladys a las que su padre malvado quiere casar por conveniencia, y un aspecto del argumento que se me escapa porque los muy felones me han dado un trozo de la novela suelto, sospecho que porque así, si no te dan el trabajo, harás gasto comprándote el libro porque el pobre traductor rechazado arderá en deseos de saber ¿¿¿¿¿quién coño es Duncan?????
Voy a prepararme una tila para aguantar tanta espera.

martes, mayo 02, 2006

Actividad puentil

Hay fechas señaladas en las que Madrid se vacía, fechas como Semana Santa, agosto, o este puente de mayo, más puente todavía en Madrid porque hoy es la fiesta de nuestra Comunidad, ese momento histórico en el que los castizos de entonces echaron a los franceses invasores con sus cuchillos de mondar patatas (y una de cuyas heroínas fue Manuela Malasaña, de ahí el nombre del barrio). Cuando se aproximan esas fechas de diáspora, si se da el caso de que tú eres de los que se quedan, te empiezan a entrar sudores fríos desde unos días antes. Tus amigos y familiares te cuentan sus proyectos viajeros con emoción mientras por tu mente pasan visiones de ti mismo sin plan durante 4 días de los cuales 3 son domingos. 3 domingos seguidos sin plan, la ciudad desierta, los termómetros subiendo, programación dominical en la televisión, la cartelera de cine lamentable, tus abuelas como única compañía…, y entonces, preso de la desesperación, coges el teléfono y llamas a esa amiga de la facultad que hace meses que no ves y que como está en paro seguro que no viaja, mandas un email colectivo a todo tu adrés buk, buscas el programa de fiestas del ayuntamiento (miles de conciertos de bandas municipales por toda la ciudad), invitas a amigos de otros puntos del globo a que te visiten, y te quedas con el teléfono de cualquiera que te presenten por casual en esos días previos a la huida generalizada que, como tú, también se queda este puente. Resultado: consigues tener la agenda llena de planes tan peculiares que finalmente resulta que tu puente ha sido tan exótico como el que más, y además te has gastado casi el mismo dinero que si te hubieras ido a París.
Yo este puente recibí la visita de una amiga lejana, asidua lectora de este blog, con la que asistí al Congreso sobre Transexualidad que se celebraba en la Autónoma. Gracias al Congreso y gracias a Transi he aprendido una barbaridad sobre el tema: si os queréis cambiar de sexo porque estáis hartos del vuestro, que no me extraña, preguntadme lo que sea. También estuve en el teatro viendo los Sainetes de Ramón de la Cruz por cortesía del hermano de Transi, que durante dos horas se transforma en personaje dieciochesco (lo que yo daría), y que es divertidísima, quedando de manifiesto que del XVIII hasta ahora las cosas no han cambiado tanto, lástima que los trajes sí. El domingo animé a los corredores del MAPOMA con batucada y quien diga que correr es bueno es que no ha visto a un corredor de maratón en el kilómetro 25. Especifico, es que no ha visto a un corredor blanco en el kilómetro 25. Los negros keniatas que formaban el pelotón ganador mantenían mucho mejor compostura que nuestra raza, que no está hecha para correr, al menos estéticamente, hay que asumirlo ya. Al parecer, en otros escenarios que había en otros puntos del recorrido animaban el cotarro bandas de tunos, menos mal que no nos encontramos, qué duelo de titanes… También en este puente eterno he sacado a pasear a mi coche, que más que un coche es un miembro de mi familia y que es más o menos así:

Sol nos llevó a los dos a un parque que está a las afueras y que se llama El capricho porque fue el capricho de la duquesa de Osuna que debía ser una frívola como Escarlata porque se hizo construir hasta un río falso para que la llevase en falúa al pabellón de baile. El parque es alucinante:



Y finalmente ayer conocí las fiestas y la hospitalidad de las gentes de Móstoles que nos agradecían cada pase de samba con cerveza y croquetas mostolitas. Hoy voy a descansar.
Para que luego digan que para ver mundo hay que viajar.