sábado, abril 01, 2006

Camilla

Ayer por la tarde conocimos a Carlota, que es la nueva perrita de Hell, un cachorro de rottweiler. Yo no sé nada de perros, aunque últimamente me estoy poniendo las pilas, y gracias a la culturilla televisiva y rosa que domino, lo único que me venía por rottweiler era el apodo con el que Lady Di llamaba a Camilla Parker Bowles. Así que me esperaba a un perro con cara de Camilla Parker aunque sin pelucón rubio, y me encontré con un perro que no se parece a Camilla Parker en nada. Juzgad vosotros.








Vamos, que la pobre Lady Di no acertaba ni en los apodos. El caso es que observando a Carlota, recordé esta gran historia de amor de Carlos y Camilla, que fue el fin de la teoría de que los hombres las prefieren moninas y que comenzó con la mejor frase de ligue que he oído jamás en la vida, lástima que se pueda emplear en raras ocasiones: "¿Sabes que tu bisabuela y mi bisabuelo fueron amantes?”. Eso le espetó Camilla a Carlos en un club nocturno londinense y claro, se fueron a la cama, por los viejos tiempos y por su pasado familiar. Como todos sabéis, después Carlos se casó con Lady Di porque Camilla no era del gusto de la Reina, demasiado casquivana, quizás sabía también que tenía genes adúlteros. Lady Di era guapa, dulce, sosa, con pinta de mosquita muerta y de bondadosa, vamos, era la definición de lo que siempre hemos llamado en mi círculo de amigas, una monina. Camilla en cambio es fea, francamente fea, y parece ser que con carácter. Es decir, lo contrario a una monina (no tenemos nombre para eso), y lo que, según las teorías más rancias, y a veces, sólo a veces, ciertas, los hombres interesantes en el fondo no quieren para que no les haga sombra. Según esta teoría, que yo una vez apoyé como tantas otras, porque como ya sabéis soy conocida por mi inconstancia en lo que a teorías se refiere, los hombres las prefieren moninas porque así explotan su lado más protector y paternal. Por si queréis otro ejemplo de monina y anti-monina, en Mogambo se ve muy claramente. La monina es Grace Kelly y la anti-monina, Ava Gardner. O, en un referente más chungo y más reciente, en La boda de mi mejor amigo, la monina sería Cameron Díaz y la anti-monina, Julia Roberts. El caso es que a pesar de sus respectivos matrimonios, hijos varios, y años de por medio, el amor de Carlos, por Camilla, la fea de la historia, y de Camilla por Carlos, que tampoco es que sea un Adonis, ha perdurado, y a mí que queréis que os diga, me da esperanzas, porque yo soy más de Camilla que de Lady Di, si hubiera que definirse en plan dilema. El suyo no sólo era un amor intelectual y de compartir aficiones como el campo y la hípica, sino que también tenía su lado tórrido, como todos hemos sabido gracias a la prensa amarilla inglesa que tanto ha ayudado a aumentar nuestra sabiduría popular, y es que sin torridez no hay amor que dure 100 años. Y ahora por fin están oficialmente casados, demostrando con el ejemplo que los hombres no siempre las prefieren moninas y, lo que es aún más sorprendente, que Camilla puede gastarse 3000 euros al mes en peluquería para estar exactamente igual.

11 Comments:

Anonymous Cuqui said...

Yo gracias a Carlos y a Camilla creo en el amor verdadero. Incluso miro los tampones con otros ojos, húmedos de la emoción. Me recuerda a cuando el guapazo de mi clase dejó a su súper novia, inalcanzable tía buena donde las haya, por una de tercero C de lo más normal. Y hay que ver, la tirria que le cogimos a la pobre. ¡Qué mala es la envidia! Lady Di debía estar debía estar que no se lo creía.

5:11 p. m.  
Anonymous Cuqui said...

Yo gracias a Carlos y a Camilla creo en el amor verdadero. Incluso miro los tampones con otros ojos, húmedos de la emoción. Me recuerda a cuando el guapazo de mi clase dejó a su súper novia, inalcanzable tía buena donde las haya, por una de tercero C de lo más normal. Y hay que ver, la tirria que le cogimos a la pobre. ¡Qué mala es la envidia! Lady Di debía estar debía estar que no se lo creía.

5:11 p. m.  
Anonymous Cuqui said...

Yo gracias a Carlos y a Camilla creo en el amor verdadero. Incluso miro los tampones con otros ojos, húmedos de la emoción. Me recuerda a cuando el guapazo de mi clase dejó a su súper novia, inalcanzable tía buena donde las haya, por una de tercero C de lo más normal. Y hay que ver, la tirria que le cogimos a la pobre. ¡Qué mala es la envidia! Lady Di debía estar debía estar que no se lo creía.

5:11 p. m.  
Anonymous dolores said...

Ouau cuqui!
si que te ha debido afectar!
Para contarnoslo tres veces seguidas...:)

8:35 p. m.  
Blogger Andrea said...

Propongo la palabra chimpancina como antónimo de monina.

12:44 p. m.  
Blogger gab said...

Iba a borrar los dos comments sobrantes de cuqui pero es que si no el de dolores no tiene sentido... qué bonita historia cuqui, es lo que siempre soñé que me pasara, siendo yo la típica normalita de 3ºC. Y que me tuviesen envidia, mmmmmmm, qué sensación.
Jajajaja, chimpancina, está muy bien.

11:10 a. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Es maravilloso que se quieran después de tantos años. Y Carlos, que de toda la vida me ha parecido un soplagaitas, ganó en mi ránkin miles de puntos.

Camilla me cae bien, mejor que LadyD, que era una cursi de espanto.

3:37 p. m.  
Anonymous dolores said...

La celebracion de la boda tiene que haber sido un coctel explosivo de amantes. la familia del uno preguntandole a la del otro: Y tu.. a quien te tiraste de mi familia? Que emocionante!
Me pregunto que pasaria por la cabeza Real en aquellos momentos...

6:51 p. m.  
Anonymous dolores said...

Perdona Cuqui!! Gab, borranos si es necesario, (como a Lady D)

6:58 p. m.  
Blogger gab said...

Jajajaja, es verdad dolores. A tu y a cuqui no os borro ni por todas las camillas del mundo! besos

9:44 p. m.  
Anonymous diana cándice meza guevara said...

Diana
Simplemente que lastima me da que personas como Lady Di hayan muerto, pues aqui necesitamos ese tipo de personas con esa calidad humana y don de gente, con ese amor puro y sincero hacia los demas. Aun frente a todos sus problemas personales ella nunca fue egoista, se hecho a la espalda sus tristezas y siempre con la frente en alto trabajo por el bienestar de muchisima gente que le estará eternamente agradecida.

A todos los comentarios anteriores hay que cultivar un poquito la paz y amor por los demas.

8:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home