miércoles, marzo 29, 2006

Cartas

Mis anginas han vuelto. De hecho creo que nunca se fueron, sólo estaban agazapadas, las muy pedorras. La culpa la tienen mis ansias de verano y que soy una fresca. Como dice Olg, en cuanto sale un rayo de sol me echo a la calle con mi minifalda y me compro un helado y claro, así a ver cómo se me van a curar unas anginas. Pero es que tenía un mono de sol, y de paseo, y de ambientillo primaveral, que no me pude resistir. Mientras paseábamos y mis anginas se regocijaban por las renovadas fuerzas que adquirían gracias a mi mala cabeza, Sol, que estaba conmigo bajo el sol, me recordó que además de Rocío Dúrcal, Victoria Holt, las pelis de instituto, y Retorno a Edén (diosssssssss), otro de mis grandes referentes es Valmont y Las amistades peligrosas. Qué bonito que alguien te recuerde un referente que por un momento has olvidado. Es verdad, Las amistades peligrosas me entusiasma, porque me pirran los palacios y los duelos y los trajes con corsé; por la trama de intrigas retorcidas y lo malvados que son los personajes; pero sobre todo, por las cartas. Lo de comunicarse por escrito tengo que reconocer que siempre me ha encantado, y mira que también me gusta comunicarme oralmente. Debe ser que me gusta comunicarme en general. Pero por escrito, ay, es otro cantar. Yo siempre supe que acabaría siendo carne de internet y si hasta ahora no me he metido en un chat es porque sé que en cuanto lo haga tendré que empeñar mis joyas de plástico para sobrevivir. Por eso también me resistí tanto tiempo a hacerme un blog, porque pensé, como me haga un blog me echan del trabajo, y de hecho, así fue, ¿casualidad?.... Ahora, lo de los emails lo llevo practicando casi desde el principio, para mí, son como cartas. Sin embargo, hay un reverso de la moneda en esta loa a la comunicación escrita contemporánea: el e-mail bomba, al que yo, por mi cobardía natural soy bastante dada, y he comprobado que otros muchos también. El e-mail bomba es aquel que envías para decir cosas que no te atreves a decir a la cara. Te justificas con que por escrito lo puedes explicar todo mejor, que vas a decir exactamente lo que quieres, y que al no haber diálogo, la conversación no te llevará por extraños derroteros. Los emails bomba pueden ser declaraciones de amor, rupturas, aclaración de rupturas, reprimendas... El abanico es ancho pero creo que en general son una mala idea. Ahora, da igual lo que crea, yo los practico y siempre me arrepiento, y además siempre me llevan a una conversación oral bastante patética posterior a la recepción del email por el pobre destinatario alucinado ante mis 4 kas de despecho, ira, amargura o pastel, que era precisamente lo que quería evitar. Otro clásico del email bomba, que es el más lamentable de todos, es el email bomba en pasado, es decir cuando siete años después le escribes a ése que te moló de la universidad y le dices, por cierto, me molabas, ¿te diste cuenta?
Qué cosas, esta necesidad de decir contra viento y marea que tenemos los mortales. Parece que si no dices no es. Y es que hay veces, esas veces fatales en que todo está perdido, pero así y todo tú tienes algo que añadir, que mandas un email bomba simplemente porque la necesidad de decir no implica respuesta del destinatario de lo dicho, no espera consecuencias; en esos casos uno dice las cosas sólo para uno mismo, por eso no hace falta decirlas a la cara, porque la cara del otro en el fondo te da igual.

21 Comments:

Anonymous Avalon said...

ays, anginas y correos bomba, mala combinacion... claro que no es de extrañar, porque las anginas solas son malas y los correos bomba, chungos, chungos!! maldito boton de enviar sin retorno... siempre he pensado que al correo le faltaba el boton del arrepentimiento... ays, quiza para v2.0!!

2:13 a. m.  
Anonymous Anita said...

Gab, nuestro amigo Pez me dijo una vez que no pasaba nada por decir las cosas por escrito...si no eres capaz de decirlas a la cara - y a veces uno no es capaz, te lo aseguro -. Y Pez es muy sabio, siempre recordaré sus consejos ;-)
Como tú, soy gran amante de la comunicación escrita (ya sabes que estoy releyendo e-mails antiguos y me lo estoy pasando pipa), y he encontrado algún e-mail bomba que me sonroja, francamente...Así que aunque no haya dilema, mejor no enviarlos.
Mejórate y a ver si hablamos por fin este fin de semana.

8:58 a. m.  
Anonymous Ana said...

Vaya Gab!!! Las amistades peligrosas, es mi película preferida! A parte de (me tapo los ojos con dos deditos) Lo que el viento se llevó... Me encanta John Malkovich en esa peli, y su "no puedo evitarlo" ay... bueno basta!!! yo también soy carne de email bomba!! y como me entre el desasosiego... Lo mando fijo!! llueve truene o el suelo tiemble mi mail se lanza como un misil, y si, se que es la peor idea pero... como mi querido John, yo... no puedo evitarlo...

9:29 a. m.  
Blogger gab said...

avalon, qué bueno lo del botón de arrepentimiento!! yo tengo un amigo que mando uno desde el trabajo por equivocación y preso de la desesperación se fue al departamenteo de informática a ver si lo podían parar, jajajajaja, claro, no se podía.
anita, pez es un amante de la comunicación escrita bomba él mismo, así que no sé si vale en este caso. Y sí, sabio es.
Eso, a ver si hablamos ya.
Ana!!!!!!!!!!! Bueno, claro, Lo que el viento se llevó, peliculón!!! menudo cinefórum nos vamos a montar.

10:14 a. m.  
Anonymous Spirou said...

Pues creo que bastante peor que el email bomba es el sms bomba... Concentra todo su potencial en tan sólo doscientasypico letras y tiene el mismo efecto devastador.

12:29 p. m.  
Blogger Andrea said...

La llamada bomba es la que más vergüenza da y además no está nada bien para las anginas. No es nada aconsejable : )

12:36 p. m.  
Blogger gab said...

Es verdad spirou, qué razón tienes. Devastador y breve. Aunque en el email te puedes despachar a gusto, y además de devastador, resultar pesado que ya es el colmo!
Uy, lo de la llamada bomba no lo he practicado, andrea, mi cobardía natural me impide todo enfrentamiento directo con mi contrincante.

12:41 p. m.  
Anonymous diezcentimos said...

Hola. Tambien hay comentarios bomba. Por ejemplo yo queria decir que yo... Bueno mejor no.

2:47 p. m.  
Anonymous Avalon said...

una vez hace tiempo en otra vida trabaje en una empresa que tenia un correo ad-hoc con boton del arrepentimiento... no veas la gozada que era mandar un correo y justo cuando iban a abrirlo ibas y lo borrabas tu desde tu sitio con lo que te quedabas agusto pero sin ofender ni molestar a nadie... bueno, salvo por el amago de 'eh, que ahi te va... ups, no, no lo has abierto... tardeee, ya lo he borrado!!' :-D lo malo del correo es que a pesar de los 'sonrisitas' les falta el tonillo y eso da lugar a muchos malentendidos, por ejemplo si eres de los que estan siempre de coña, cuando un día vas y te pones profundo y te responden como si hubieses hecho el mejor chiste de tu vida pues mosquea... pero tiene la ventaja de que en realidad es como si te cuentas a ti mismo las cosas...

8:38 p. m.  
Anonymous pereza said...

Sí. Me apunto a la solicitud del botón de ‘recuperación urgente de correos bombas’. Pero y qué me decís de la maldita opción ’Reply to all’ causante de tantos bombazos imprevistos? Habría que ponerla más oculta, menos al alcance del puntero. Porque, luego ya no valen los correos ‘bomberos’. Ni los correos ‘bombilla’, que traten de poner luz en las tinieblas. Todo queda escrito y digitalizado en buzón ajeno. Sólo un buen correo ‘bombón’ podría reedulcorar el deterioro, pero no siempre está al alcance de la tecla.

8:41 p. m.  
Anonymous Be said...

Ay, Gab, las cartas. Qué gran post. Internet mola y hace que pueda seguir casi en tiempo real las aventuras de mi amigo Adri en China, por ejemplo, pero me jode no haber recibido en lo que va de 2006 ninguna carta verdadera, des
esas con sobre y sello y manchas de lluvia o de las manos del cartero. Claro que tampoco las he escrito.

Con 19 años me enamoré de un chico de San Sebastián. Los 2 teníamos correo electrónico, pero no era como ahora (en mi caso tenía que bajar a una especie de bunker en la complutense para poder leer mis mails. Y allí no se podía navegar, sólo leer correos de texto. El Jurásico!!!).

El caso es q durante aquellos meses recibía 3 cartas suyas a la semana (a veces 4). Unas eran de 2 o 3 folios y otras solo eran un par de líneas, pero varias veces cada semana, al llegar de la facultad, me encontraba una carta con su sobre y su sello.

Tengo guardadas un montón de cartas de amor, en varios idiomas, de ese y otros chicos. Guardo también otras que no van de amores. La primera me la envió mi abuelo cuando tenía 4 años y aun no sabia leer. Y ahora solo me llegan cosas del banco, o de Amazon.

4:34 a. m.  
Anonymous Anita said...

Be, yo también guardo las cartas (4 cajas repletitas), en casa de mis padres (porque en la mía no caben), pero he de rescatarlas y leerlas...también solía recibir 5 o 6 cartas por semana...ahora sólo recibo alguna postal que otra y una carta al mes de una amiga que no tiene internet...¡Ay!

8:45 a. m.  
Anonymous MadameDiscordia said...

Tengo tres maletas y dos baulitos llenos de cartas, además de unos 30 megas de correos-e. Las guardo todas compulsivamente desde que soy pequeña.

Si no fuera por ellas sería indemostrable que tengo un pasado y que por lo tanto, existo. Decenas de personas no se pueden equivocar.

10:08 a. m.  
Anonymous guadiana said...

las cartas no mandadas.
con nombrar las cosas les damos vida, nada existe si no es en el lenguaje, la forma más fácil para que algo ocurra es profetizarlo. perogrullo pero cierto.
por eso son tan importantes las palabras no dichas. porque ahí sí hay libertad, nada está constreñido, el vuelo es ilimitado...

(lo siento, pero es viernes y la primavera me acaba de explotar en toda la cara)

4:39 p. m.  
Anonymous dolores said...

Guadiana, me has recordado a Isabel Coixet en "cosas que nunca te dije"!!
Yo apoyo los emails bomba de Gab.
En realidad lo que hacemos es pasarle al otro el marronazo de nuestra conciencia en plan: ahora te lo comes tu!
En cuanto aparece en la pantalla:"mensaje enviado" ya solo queda espacio para el alivio y el reirse de uno mismo y de lo capaces que somos de hacer el ridiculo con estilo.

Ahora, Que me decis de los emails bomba recibidos?

10:07 p. m.  
Anonymous Avalon said...

dolores, ¿te refieres a esos que empiezan con "se que esta no es la noticia que te gustaría recibir"? ¿a quien, a mi? ¿!te he pedido yo que me des ninguna noticia?! si estaba yo tan tranquilo leyendo mis spams a que viene este correo ¡¿no me podias enviar powerpoints con fotos de florecillas como hace todo el mundo o tias en bolas?! si es que recibirlos no es lo mismo que mandarlos... eso si, la respuesta puede ser tambien muy chunga!! :-))

10:28 p. m.  
Blogger gab said...

Jajajaja, dolores, es verdad, el otro lado!!! cómo será???? es que nunca me ha llegado ningún email bomba, creo. Qué sosez!! Ya me extrañaba a mí que no aparecieses en este debate con lo amante que eres tú de enviar emails bomba. Y lo que nos hemos reído después, en eso tienes toda la razón!
guadiana, cartas no mandadas, qué bonito. tengo un amigo que lo hace, escribe y escribe una carta durante horas y cuando ya está terminada y perfecta, la borra y se queda tan ancho...
Madamediscordia, be, anita, yo también tengo las cartas guardadas, y los emails, claro. Y también los emails que yo he enviado, que son como una especie de diario. Y es verdad, la ilusión de recibir una carta o un paquete es tan grande que creo que esa es la razón por la que correos no se ha ido todavía a pique. A mí me hacen ilusión hasta las del banco!

1:51 a. m.  
Anonymous elena said...

Tengo una amiga que la dejó su novio en verano. Ella lloró, sufrió, y paso el luto como pudo. No volvió a saber de él, y cuando ya empezaba a recuperarse a los tres meses con la ayuda de un argentino, recibió un email de su ex. En él le explicaba amablemente que estaba saliendo con su exnovia, con la que estaba cuando la conoció, y a la que siempre habia querido. Que los cinco años que estuvo con ella estuvieron muy bien pero no fué realmente amor, y que ella tenia derecho a saberlo. pero todo esto con buen rollo...Ella se preguntaba, por qué me ha mandado esto? yo no queria saberlo.Llegamos a la conclusión de que era un enfermo mental con mala conciencia, y que estas cosas pasan gracias a esta nueva manera de comunicarse llamada email

11:20 a. m.  
Blogger gab said...

bueno elena, creo que el caso de tu amiga sobrepasa el email bomba, no sé como llamarlo, email cabeza nuclear o algo. Desde luego, paqué? eso tenía que haberle respondido un email de 1 k en el que pusiese, francamente, paqué?

2:50 p. m.  
Anonymous guadiana said...

¡jajaja, gab, cómo me mola el paqué de asunto!
dolores, me enfadé tanto con la coixet después de su última peli que mi memoria, de un selectivo casi esnob, ha borrado los buenos recuerdos anteriores. espero que se entendiera lo que escribí, porque no va por vidas secretas y demás.
en realidad yo también soy partidaria de los mensajes bomba, son terapéuticos, sinceros y, efectivamente, muy divertidos si van acompañados de autocrítica.
un botón: en una de las últimas nevadas "joder, qué ganas de tirarte una bola de nieve a la cabeza..." (no tuve respuesta, qué aburrido...)
la explosión de primavera ha resultado ser la alergia. ains

2:56 p. m.  
Anonymous dolores said...

Que bueno Guadiana!...y si, la verdad es que la pobre Isabel perdio la orientacion en su ultima peli. Pero me gusto mucho lo que dijiste ayer.

Jo Elena, yo no los mando tan cargaditos..ufff que tio!!

De todas formas, donde las dan las toman. Yo tuve un "fracasillo amoroso"... vamos, que me plantaron descaradamente. Y DOS años mas tarde recibo un mensaje del tio diciendo que le gustaria darme explicaciones!

8:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home