lunes, diciembre 12, 2005

Gab is back

He vuelto, ya estoy sana y salva al calor de mi hogar y bajo las reconfortantes ondas de mi ordenador. Como siempre he llegado con la sensación de que he encontrado mi casa de milagro, porque cuando uno vuelve a Madrid de viaje en coche y ya casi piensa que está aquí, y empiezas a imaginarte la cenita que te vas a hacer, y a hacer una lista mental de las abuelas a las que tienes que llamar, cuando estás confiado porque todo el rato en los carteles de la autopista pone Madrid y los kilómetros que faltan son cada vez menos, y parece que todo va a ser fácil y que lo único que tienes que hacer es seguir recto, entonces, llega el caos, el momento de la entrada en Madrid y de las decisiones trascendentales que has de tomar en centésimas de segundo sobre las miles de direcciones, radiales, circunvalaciones, etc que ponen a tu disposición esas mentes retorcidas que son los ingenieros de caminos de España. Bien, la primera decisión por la que hemos optado con empuje ha sido coger la radial, que yo me la imagino como un radio de rueda de bicicleta enorme y que está solitaria porque todo el mundo pasa de pagar el peaje menos nosotras; y es que a nosotras nos gusta ser las amas de la pista y nos mola la sensación de protagonizar el esperado remake de El diablo sobre ruedas. Tras unos 40 km de calma, y de dejar a nuestra derecha lugares míticos como Pinto y Valdemoro, chan, chan, de nuevo grandes momentos de tensión. Se acaba la radial y tienes que optar por Madrid-Córdoba o Madrid-Toledo, un dilema de los jueves versión road-movie. Pero vamos a ver, ¡y Madrid-Madrid qué! Si ya hemos dejado atrás Toledo, y Córdoba ni te cuento… Pas de panique. Optamos por Madrid-Toledo, porque Córdoba nos suena lejísimos, y seguimos palante. En unos metros, de nuevo dos carteles azules gigantes inquietantes. Uno pone Madrid-Getafe. Ése no lo cogemos porque aunque Getafe ya es Madrid, nos viene fatal, el cinturón sur nos produce entre admiración y miedo a lo desconocido, y porque además con el otro parece que nos mojamos menos y podemos prolongar la agonía. El que cogemos pone: Valencia-Valencia M-50-M-40-M-31 A6, A5, A2, A1 y un simbolito de un avión y un simbolito de una esfera con colorines dentro. Genial, al menos lo de Valencia está claro y parece que estamos en la M-50, chicos, la M-50 existe. Pero no nos gusta porque si apenas hemos alcanzado a comprender la M-30, la M-50 ni te cuento. Así que en cuanto podemos nos metemos a la M-40, que está un poquito más cerca. De hecho nos metemos por una salida que pone M-40 y M-31. ¡¡¡¡M-31!!!! ¿Pero eso qué es? Yo me la imagino como el piso 7 y 1/2 de Being John Malkovich, o como el andén donde coge el tren Harry Potter, una especie de dimensión M paralela. Y creo que no existe, al menos para los mortales con poca imaginación como yo. Desde luego no la hemos visto, nos hemos quedado en la M-40 a la espera de que apareciese la M-30, el siguiente escalón del camino a casa. Yo temblaba al volante porque con las eMes tengo una relación de odio, directamente. Nunca las he entendido ni nunca las entenderé, una carretera en la que una opción es Todas direcciones no puede ser seria. Una vez me puse a dar vueltas como una peonza en la M-40 y cuando llamé a mi hermano para pedirle ayuda al borde del llanto y le grité ¿pero a dónde tengo que ir, cuál es la salida? mi hermano me dio una sabia lección, no sólo para las eMes, sino para la vida en general. Me dijo: antes de saber hacia dónde vas tienes que saber dónde estás, porque dependiendo de dónde estés tendrás que ir hacia un lado u otro. Qué sabias palabras, ¿será la vida tan complicada como las eMes? Porque anda que no es difícil saber dónde estás. En fin, no sé si en la vida terminaré por encontrar mi salida de la eMe, pero esta noche ha habido final feliz: tras unos instantes de incertidumbre, he reconocido un cartel y he logrado llegar a mi casa y lo que es más importante, llamar a mi abuela.

18 Comments:

Blogger mir said...

jajajajaja

jajajajajajjaja

Esto... yo me llamo Mir con eMe... y me pareces simpática... espero un voto de confianza a pesar de mi nick.

12:12 a. m.  
Blogger gab said...

Claro!! lo de las eMes son sólo las circunvalaciones de la ciudad cañí. No tengo nada en contra de otras emes ;)

12:16 a. m.  
Anonymous Anita said...

puffff, me he mareado y todo, chiquilla...te lo juro.

8:41 a. m.  
Blogger mir said...

gab, aquí puedes leerlo todo...

http://www.tunos.com/foro/index.php?s=49287fd29cf9ff7a289a881712755e15&act=ST&f=17&t=2388&st=0

3:52 p. m.  
Anonymous guadiana said...

hay un tuno, el que nos llama progresistas, que incluso toca el bongó ... basta ya, es terrorífico, no puedo más, mamáaaaaaa...!!!!!

(gab, se te echaba de menos)

4:18 p. m.  
Anonymous Gab said...

Jijiji, ya lo he leído. ¡A mí progresista no me llama nadie! qué horror, progresista.
Yo también os he echado de menos majetes...

5:04 p. m.  
Anonymous Peich said...

Jajajaja...te entiendo perfectamente!!!! Yo una noche para ir a un sitio (una discoteca..no diré cual, por temor a futuros comentarios y/o represalias....) cogí la carretera de Toledo,la de Extremadura,la M-30, M-40, M-45 y seguro que alguna otra que ahora se me olvida.... después de una hora y una llamada a información de vodafone (donde un amable chico llamado Daniel nos orientó bastante bien) conseguimos llegar....
Asi que Gab, sólo puedo decirte que...bienvenida a los Madriles!! Un día de éstos nos perdemos juntas por alguna eMe.....vale?

6:23 p. m.  
Anonymous Ana said...

Has vuelto!!! Jo, menos mal... Gab los días laborables han sido un horror!!! lo de las eMes es horrible, yo las evito todo lo que puedo porque entre que no las entiendo y que no veo ni torta de los carteles estaría perdida para siempre, más o menos como Peich, por cierto yo se qué discoteca es.... y hasta aquí puedo leer la tarjetita...

9:59 a. m.  
Anonymous Gab said...

Se me había olvidado la M-45, esa es otra como la M-31, una especie de casi casi M-40 o M-50.
Pues qué bien el chico de vodafone, estos teléfonos de información me alucinan, el otro día me contaron que sirven para pedir información de lo que quieras, en plan Trívial, y que la gente llama preguntando cuánto mide Zapatero. Fijo que el daniel ese también te asesora sobre tu vida divinamente si le pides consejo.
Cuando queráis nos perdemos en las eMes chicas!!! y hasta yendo a la discoteca esa y todo (seguro que he estado).

10:40 a. m.  
Blogger Andrea said...

qué bien, qué bien!! Mañana habrá dilema, espero!

Yo tambien odio las eMes...hace un par de años tuve la brillante idea de coger el coche en madrid sola. En esos tiempos mi experiencia en eso de la conducción se limitaba a un semestre nada más y además al estilo británico (en chipre tambien se conduce por la izquierda). Mi intención era bajar al centro y lo hice...pero confieso que aparqué en Gregorio Marañon, habiendo quedado en Callao.
La vuelta a casa fue aún mas marchosa...Cogí la carretera de burgos (no sé cómo c**o)y no sabía por dónde meterme para volver! Y tenía mucha habreeeee, y sueño...y seguía conduciendo...y estaba en reservaaaaaaa....y no llevaba dinero encima para echar gasolina.... Bueno, la verdad es que no sé cómo volví, pero volví sin llamar a nadie para pedir ayuda. Y no he llorado, que conste!

11:17 a. m.  
Anonymous Helena said...

Lo mío es peor: ¡yo entiendo las eMes! Tengo la pèrversa mente de un ingeniero de caminos sin saber sumar. Confío en las circunvalaciones más que en nada en la vida. Son un círculo del que siempre puedes salir!
Por cierto, P, da tu sabia opinión de experto en transportesm, que sé que estás por ahí.

12:47 p. m.  
Anonymous elena said...

je,je...a mi me pasa exactamente lo mismo,creo que ya lo hemos comentado alguna vez. Es bastante peor lo mio... la única manera de orientarme en madrid es situarme en la Castellana. Se llegar a todos los sitios pero solo desde alli. Conozco perfectamente que rotonda es la que hay que coger y hacia que lado. Aunque suelo dar bastantes rodeos al final llego...

9:41 p. m.  
Anonymous Dorian said...

Compañeras, menudas madrileñas estais hechas, solo os falta poneros en la Puerta del Sol mirando al Oso y el Madroño, con los brazos en cruz y decir (en voz alta): a ver.... si voy a la izquierda....

Gab, lo tuyo con el mundo de la automocion es todo un poema, me ha recordado a cierto incidente con Copito... Una pena que en aquellos tiempos aun no tuvieses blog!

11:08 p. m.  
Anonymous Gab said...

Ay dorián, qué duro episodio de mi vida sacas a relucir, sin batería en pleno pozuelo un sábado noche de diciembre, pozuelo es el lugar más solitario en un sábado noche, y nadie tiene pinzas! eso lo pudimos comprobar! pero y tu estilo midiendo el rasante a lo tigger woods? y tus ganas de lanzar a mi copito por las cuestas? je,je.
andrea, qué valiente hija, sin llorar ni nada...
elena, la castellana yo también la entiendo!! yuhuu!!! no te creas que tardé lo mío eh?
en breve el dilema de los jueves...

12:28 a. m.  
Blogger launicachica said...

Que post mas bueno. Justo lo que nos pasa a todos, tras horas de viaje, con una solo neurona llegas y vez las m y las aes y empiezas, a ver yo vivo cerca de la de valencia que es 1, 2, 3, la tres no que la 1 es la de burgos, la 2 la de barcelona o es para el otro lado y la dos es la de la coruña, y cuando estás en esas ya te has pasado el desvio....

me ha gustado mucho,

besos,

10:40 a. m.  
Blogger esaro said...

A mí más que gustarme me ha metido el miedo en el cuerpo; hay endemia de chicas casi entradas en los 30 conduciendo perdidas como posesas por las autopistas de Madrid!!! Eso aclara muchas cosas...

4:23 p. m.  
Anonymous Gab said...

qué mal gusto eso de casi entradas en los 30...

4:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que gracioso leerte, si me he podido reír, creí que tendrías que ser humorista.

12:20 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home